Pasta corta al vino con ricota y chorizo

Esta receta la prepare hace dos semanas atrás para una presentación en TV nacional que estuve promocionando una conocida marca de fideos, donde me pidieron que hiciera algo innovador con la pasta.

Pensando y buscando que poder preparar, dimos con la cocción de la pasta con vino tinto/rosado, digo dimos porque mi esposa en muchas ocasiones es parte de mi inspiración en la gastronomía (y también mi co-chef jejeje), así que comencemos.

PLAN - PRICE

Description

Dificultad 

Fácil - Medio

Tiempo

40 - 60 min

Raciones 

4 personas

Ingredientes:

2000 ml de líquido* (compuesto por 1300 ml de agua y 700 ml de vino rosado)
200 gr de pasta corta en este caso penne
15 gr de sal
200 gr de pasta de tomate
200 gr de ricota
280 gr de chorizo a las finas hierbas

*Para la cocción correcta necesitamos unos 1000ml (1 litro) por cada 100gr de pasta.

Preparación:

Agregamos el agua junto con el vino más la sal en una olla y la colocamos en la hornilla a calentar. Realizamos esta mezcla de agua y vino para poder darle ese tono rosado que tiene la pasta al final y un poco del sabor del vino que utilizamos. Cuando el liquido este hirviendo procedemos a colocar la pasta comenzando a revolverla y luego la dejamos por unos 10 a 12 minutos hasta que la pasta se encuentre al dente (expresión culinaria de origen italiano que significa al diente, la pasta queda firme pero no dura).

Luego de este tiempo cuando ya la pasta se encuentre en su punto, la procedemos a sacar del agua y poner en un colador para luego pasarla por agua fría para cortar la cocción y que no nos quede demasiado suave.

Para la preparación de la salsa colocamos en un sartén el resto de ingredientes: la ricotta cortada en cubos, la pasta de tomate, un pequeño chorro de vino (opcional), los chorizos previamente dorados, un poco del liquido de la cocción de la pasta para resaltar los sabores, revolviendo para mezclar los sabores sin dejar reducir mucho el líquido, cuando tengamos la textura deseada corregimos sal y pimienta.

Existe dos formas de servir la pasta: la primera, por la cual opte, es emplatar primero la pasta y encima colocarle la salsa, esto nos permite apreciar el color que tomo la pasta e ir repartiendo los sabores a medida que comemos; la segunda es introducir la pasta ya cocida en la salsa que estamos preparando, esto va ayudar a consolidar el sabor de la salsa con la pasta pero perderemos uniformidad al emplatarlo, queda ya en elección nuestra la forma de emplatarlo. La mesa esta servida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *